5 consejos para prevenir el cabello dañado



¿Te gusta alisar y rizar tu cabello, pero no te gusta dañarlo? No te preocupes, sabemos lo frustrante que es sentir tu cabello seco, áspero y dañado. Pero no estás sola. La buena noticia es que no debes cortarte el cabello para volverlo a tener espléndido.

No hay una respuesta única sobre las causas del daño al cabello; en general, es una combinación de nuestros hábitos diarios. Tal vez te alises el cabello todos los días, lo aclares para mantener tu condición de rubia codiciada, o lo tiñas regularmente para tener el estilo que deseas.

Pero como posiblemente no estés preparada para dejar de teñirte o abandonar la rizadora, te presentamos algunos consejos para combatir los signos visibles del cabello dañado.

Comencemos con el plan de 5 pasos para tener un cabello que luzca y se sienta mejor. ¿Estás preparada?

CÓMO PREVENIR EL DAÑO DEL CABELLO Y CUIDARLO

1. Recuerda usar un acondicionador reparador

Si aún no lo haces, incorporar el acondicionador a tu rutina de cuidado del cabello es un paso sencillo que puede marcar una verdadera diferencia. Cuando lo enjuagues, tu cabello te agradecerá por la suavidad que le has aportado.

Una buena rutina capilar es aquella que se adapta a las necesidades específicas de tu cabello y, en caso de daño, el beneficio clave que necesitas es la reparación. El acondicionador ayuda a devolver la hidratación perdida con ingredientes nutritivos. ¡No olvides usarlo en cada lavado!

El Acondicionador Restauración de Pantene combina lípidos de restauración, con nuestra mezcla Pro-V y antioxidantes para dejar tu cabello suave e hidratado y, a la vez, protegerlo de las impurezas de los minerales, ayudando a prevenir el daño, desde el núcleo hasta la superficie. La tecnología Smart Pro-V se dirige a las áreas dañadas del cabello y solo actúa donde lo necesita, dejando tu cabello liviano pero nutrido.

2. Nunca escatimes en protección contra el calor

Sabemos que estás en un dilema: quieres peinar tu cabello y dejarlo hermoso todos los días, pero sabes que el calor lo daña. ¿Qué puedes hacer?

Recuerda que el cabello mojado o húmedo es más frágil y se puede quebrar más fácilmente, pero la mayoría cepillamos nuestro cabello y lo secamos con máximo calor algunos minutos después de secarlo con la toalla. Y esto empeora si usamos alisadoras y rizadoras, ya que estas aplican calor en contacto directo con el cabello. Básicamente fríes tu cabello desde afuera (incluyendo las ampollas por calor).

Debido a que amas tener el volumen y la suavidad que aportan las herramientas térmicas, la protección contra el calor es esencial si quieres minimizar los efectos perjudiciales del peinado con calor. El spray de protección contra el calor genera una película que protege tu cabello y previene el daño, evitando que se seque con el tiempo.

El Micelar Hair Booster genera una ‘segunda piel’ invisible en tu cabello para protegerlo del daño y lo acondiciona para dejar un acabado mucho más suave. Es maravilloso.
Usa un acondicionador sin enjuague antes de cepillar o peinar el cabello. Incluso si no te peinas con herramientas térmicas, es una buena idea usar un acondicionador sin enjuague antes de hacerlo. Puedes aplicar un buen acondicionador como la Crema para Peinar Restauración sobre el cabello seco o después de secarlo con toalla. Para reducir el daño ocasionado por peinar o cepillar tu cabello, comienza por la parte inferior y cepilla hacia abajo, luego sube cada vez más cerca de la raíz.

3. Invierte en tratamientos reparadores

Los tratamientos intensivos son una solución estupenda para reparar el daño visible de la superficie, ya que aportan a tu cabello una concentración de ingredientes mucho mayor para restaurarlo intensamente en pocos minutos.

Puedes usar el Acondicionador 3 Minute Miracle Rizos Definidos para reemplazar tu acondicionador regular o como complemento para el cabello grueso y rizado. Este producto contiene aceite liviano de coco, una maravilla que ayuda a suavizar tu cabello. También puedes probar el Tratamiento Restauración para reducir el daño visible y fortalecer el cabello*. Déjalo actuar de 5 a 7 minutos (¡o más si tienes tiempo de relajarte!).
¿No tienes tiempo para esperar de 3 a 5 minutos? Si buscas un tratamiento más rápido, la Ampolla Hidratación Extrema actúa en solo 60 segundos y puede reparar hasta 3 meses de daño de la superficie después del primer uso. Aplícalo una vez por semana en tu rutina para tener un cabello visiblemente saludable.

4. Evita teñir demasiado el cabello

Las sustancias químicas de las tinturas cambian la estructura del cabello para que se fije el nuevo color; con el tiempo, esto debilita y daña tu cabello. Cuando te apliques el color, trata de cubrir solo las raíces que nunca antes has teñido. De esta manera, reducirás la acumulación de daño en el resto del cabello.

El uso de productos que ayudan a prolongar la vida del color, también pueden ayudar a teñirte con menos frecuencia. El Acondicionador Brillo Extremo mantiene tu color intenso al mantener la hidratación para prevenir el desgaste.

5. Recorta el cabello regularmente

Si amas tener tu cabello largo y libre, no te asustes: no te pedimos que cortes regularmente algunos centímetros, sino que solo recortes levemente las puntas. Recortar el cabello cada 6 a 8 semanas remueve las partes más dañadas de tu cabello y con mayor riesgo de puntas abiertas.

Quédate tranquila que nadie notará que te has cortado el cabello, pero notarán una textura hermosa y saludable después de un pequeño corte. Este es el secreto para tener un cabello largo maravilloso, con un aspecto súper brillante y saludable.

Recuerda que más vale prevenir que lamentar. Por eso, recuerda estos pasos y verás que tu cabello quedará saludable y libre de esas desagradables puntas abiertas. Para un cabello más fuerte, más saludable y más feliz.