Pelo Dañado: Tipos, Causas, Efectos y Soluciones

Pelo graso

Ya tienes suficientes preocupaciones en tu día de trabajo como para tener que preocuparte porque tu rutina de belleza no funciona. Y no hay mejor manera de decirlo que con estas dos temidas palabras: cabello grasoso. Pero no hay nada que temer: ¡la ayuda está en camino! Aquí tienes lo que necesitas para remover la grasa excesiva de tu cabello, manteniendo su grasa natural y eliminando los restos de productos que usas para estilizarlo.

¿Cómo dejo de tener cabello grasoso?

Nuestro cuero cabelludo y nuestras fibras capilares tienen muchas grasas naturales. De hecho, nuestro cuero cabelludo produce diariamente entre 2 y 4 gramos de grasa (o sebo), lo que equivale a ½ a 1 cucharadita de aceite de cocina. Y aunque no es posible disminuir la cantidad producida de grasa, sí es posible tomar medidas para controlarla. Por ejemplo, cepillando el cabello con un cepillo de cerdas naturales (lo cual hace que la grasa se distribuya uniformemente por todo el cabello) puedes reducir el nivel de grasa acumulada y repartirlo hasta las puntas. Esto evita que tengas cabellos mezclados: mechones que están grasosos cerca de la raíz y secos en las puntas. Además, te permite ajustar la frecuencia del lavado.

¿Cuándo sé que está realmente limpio?

Aplica el shampoo directamente sobre el cuero cabelludo, puesto que es aquí donde tiende a acumularse más grasa. El indicador más seguro de que tu cabello está limpio son las burbujas y la espuma que se producen durante la aplicación del shampoo. La mugre y la grasa impiden que se formen, a menudo durante la aplicación inicial, de manera que una segunda aplicación puede ser necesaria para limpiar completamente tu cabello. De acuerdo con los especialistas del Instituto Pantene para la Investigación del Cabello, deberías enjuagar tu cabello tanto como se requiera para remover el shampoo. ¿Un dato curioso? Sucede que algunos ingredientes no se activan hasta que enjuagas tu cabello… ¡Ahora lo sabes!

¿Con qué frecuencia debería lavarlo?

“La frecuencia del lavado es una decisión personal”, dice la Dra. Antonella Tosti, Profesora de Dermatología de la Universidad de Miami, “pero yo aconsejo a mis pacientes aplicarse shampoo al menos dos veces por semana y les aseguro que está bien si se lavan a diario. Les recomiendo enfocarse en el cuero cabelludo y lavarlo después de hacer ejercicio para evitar que se irrite por causa del sudor”. Otros factores adicionales que influyen en la frecuencia del lavado son: el clima donde se vive, el espesor del cabello (en las personas con cabellos delgados la grasa se nota con mayor facilidad), independientemente de que tengan o no la tendencia a tener el cabello seco, grasoso o una combinación de ambos y de los productos capilares que utilicen.

Escucho demasiadas cosas pero ¿qué debería usar para rescatar mi cabello de la tendencia a ser grasoso?

Shampoo de la colección Brillo Extremo: Pantene Pro-V remueve impurezas y deja tu cabello hasta 3 veces más sedoso aumentando el brillo desde el primer uso.

Y no olvides, aun cuando tengas tendencia a tener cabello graso, siempre puedes usar acondicionador, sin temor alguno. Para desenredarlo sin la sensación grasosa que dejan, aplica el acondicionador desde la punta de tus cabellos hacia arriba, sin llegar al cuero cabelludo.